Equipos de frío

¡Salud al transporte refrigerado!

En la actualidad, existe una singular consideración en cuanto a la calidad del transporte alimentario o transporte refrigerado se refiere. Afortunadamente podemos disfrutar durante todo el año de cualquier alimento que solicitemos. Ya pueden ser elaborados en cualquier otra zona del mundo que, a aún así, llegan a nuestros supermercados en unas condiciones excelentes. Para obtener este resultado, se creó en Ginebra un acuerdo acerca de transportes internacionales de mercancías perecederas y de vehículos especiales, empleados en estos medios de transporte. El acuerdo se conoce como ATP,  actualizándose de forma regular. Primero, se estableció para el transporte internacional. Después, el Real Decreto ha establecido que el convenio sea incluso de utilidad al transporte refrigerado que se desarrolla en el interior del territorio nacional. Hay que considerar que, conforme el pacto, únicamente son mercancías perecederas las que estén incorporadas en dicho tratado.

El transporte refrigerado: todo lo que debes saber

En este acuerdo, se establece la temperatura máxima que pueden alcanzar distintos alimentos, mientras se encuentren en el transporte:

Cremas gélidas: -21ºC
Pescados y crustáceos ultracongelados: -19ºC
Producto ultracongelado: -19ºC
Manteca congelada: -11ºC
Productos congelados restantes: -13ºC
Manteca: 7ºC
Género de caza: 5ºC
Leche en camiones cisterna: 5ºC
Leche en industria: 5ºC
Géneros Lácteos en refrigeración: 5ºC
Carnes: 8ºC
Conejos y Aves: 5ºC

Este tipo de mercadería ha de ser trasladada en vehículos adecuados, principalmente para ello. Los camiones deben ser reconocidos de forma individual por medio de una lámina ATP y, aparte en los dichos vehículos, deberá poseer una marca que especifique tanto las particularidades del transporte, como la fecha que está capacitado.

como debe ser el transporte de alimentos prefabricados


Transporte refrigerado: el transporte de comida prefabricada

Actualmente, adquirimos más a menudo comida para llevar. Esto ha hecho proliferar el transporte de comida prefabricada. El control de este modelo de transporte es fundamental para cualquier procedimiento de salud pública, ya que normalmente va dedicado a niños pequeños y ancianos. En base a las comidas prefabricadas, el Real Decreto ordena que han de trasladarse a una temperatura reglamentada:

Alimentos congelados: menor o igual a -19ºC
Alimento refrigerado con una fase duradera menor a 24h: menor o igual a 9ºC
Alimento refrigerado con una fase duradera mayor a 24h: menor o igual a 5ºC
Alimentos calientes: mayor o igual a 67ºC

Las comidas prefabricadas pasan por 3 fases. Un error en cualquier de ellas puede llegar a producir un gran peligro de salud. Estas son:

– Fabricación. Las compañías dedicadas a esta labor planifican la fabricación de sus repertorios en función del rumbo que vayan a proseguir en el reparto. En el momento en que estén fabricadas, con el objetivo de que abandonen la mínima temperatura, son alojadas en depósitos isotérmicos, los cuales se pretende que queden ocupados lo máximo posible. Para que la temperatura pierda lo mínimo, e inmediatamente una vez hayan sido ocupados, son cargados en los camiones para ejecutar el reparto a los diferentes puntos de consumo.

– Traslado. Los alimentos prefabricados no se les tiene en cuenta como mercancía perecedera por el convenio ATP, por lo tanto estarán libres de la tarea de ser trasladados en vehículos ATP. Es esencial la distribución de la mercadería, pues una distribución inapropiada puede llegar a producir una anomalía, contagio y pérdida del sellado de los receptáculos, por lo que perjudicaría la temperatura de las comidas.

– Consumo. Es la última parte de esta cadena, además es importante conocer que este último punto puede llegar a enmendar en caso de que haya algún error en alguno de los puntos anteriores, pero llegado aquí también existen las posibilidades de cometer equivocaciones y que surjan problemas de alto riesgo sanitario.

Una vez recibidos los alimentos, se ha de verificar que estén intactos. Las comidas que no necesiten una temperatura especial para su traslado (como el pan o fruta) han de llegar en perfectas condiciones para eludir cualquier tipo de infección.

En el momento que detectemos cualquier muestra de daño, debemos contactar con el suministrado de los alimentos prefabricados. Este, nos proporcionará un remedio con el fin de que ese alimento no suponga peligro para la salubridad del consumidor. Cuando los alimentos estén descargados, han de ser transportados neveras o sistemas de refrigeración.

Autor:


Avatar